¿Eres oveja o caballo?

Por Horsense Spain

¡Hola amig@s! Quizá os preguntaréis qué tiene que ver la foto del cielo en el avión con el título el post ¿Eres oveja o caballo?. Os pido leer hasta el final y lo entenderéis.

Pues bien…

El seminario del Día 6 en la última certificación HorseDream me encantó. A mi compañero y a mi nos tocó asumir el rol de alumnos guiados por nuestros facilitadores, que se estrenaban ese día como tales. Hicimos un ejercicio que elegimos para conseguir tener más claridad sobre un proyecto conjunto.

El proceso fue precioso y muy divertido y los caballos, en particular uno de ellos, Timoteo, un potro de 2 años, fue genial. Como resultado, conseguimos el objetivo y nos sorprendimos de la información que nos dieron los caballos. Y, al menos yo, terminé el ejercicio con mucha energía y alegría de comprobar cómo estos hermosos seres se ponen a nuestra disposición si estamos preparados para ello.

Después, y como parte también del seminario, estuvimos viendo un video de Fredy Kofman sobre “Liderazgo consciente”. En un momento de la conferencia, donde explicaba el Viaje del Héroe como el recorrido necesario para evolucionar, una pregunta detiene el aire:

¿Tú eres oveja… o tigre?

O, del mismo modo ¿te dejas llevar por el victimismo o decides tomar las riendas de tu vida?

Ese fue el disparador.

¿Qué paso?

Después de reposar durante la noche, a la mañana me han venido pensamientos del día de ayer y de esa misma pregunta, pero con un pequeño cambio.

Te preguntarás ¿Cuál?

Bien.

Y tú Carmen ¿eres oveja o caballo?

Ohhhh

Cabe aclarar que no tengo nada en contra de las ovejas. De hecho, trabajo en lugares donde pacen tranquilamente, y a menudo, de alguna manera participan en las actividades. Aparecen cuando tienen que aparecer y desparecen misteriosamente….

Asique pongo el foco en el caballo…

El caballo representa en el imaginario colectivo fuerza, nobleza, libertad y presencia y precisamente, en este momento de la historia que tanta falta hacen todas estas cualidades, estoy dedicada a ofrecer formaciones con estos hermosos seres como compañeros. Y “me acaba de caer la ficha” como dicen por tierras Uruguayas ( o lo que es lo mismo, me acabo de dar cuenta), que quizás,

he elegido esta profesión para recordar que todas esas cualidades están en mi y para acompañar a otras personas a que también las recuerden.

Porque eso es exactamente lo que todas las personas consiguen. Da igual el lugar del que vengan, sean directivos o no, emprendedores o amas de casa, niños o jóvenes, mujeres, hombres…..todos, todos los que deciden dar un paso e interactuar con ellos alcanzan como mínimo una cosa:  re-conocerse en uno o varios de estos valores.

Y como decía, hoy nos hace mucha falta este anclaje y esta consciencia.

Si.

Y aquí vuelvo a la foto destacada.

Estoy escribiendo esto en el avión de vuelta a casa. Me encanta viajar en lo externo, y también permitir hacer un viaje a mi interior para seguir descubriendo para qués.

En efecto, vuelvo a casa muy cansada pero muy contenta porque he vuelto a comprobar en mi el poder de la manada, el poder de interactuar con el caballo como una gran metáfora que siempre me aporta la información que necesito en ese momento.

En este momento por la ventanilla del avión observo que vamos sobrevolando las nubes surcando un cielo muy azul. Esta imagen nuevamente me recuerda mis propias alas que expando ligeras y permiten un desplazamiento fácil y un disfrute de estas experiencias en muchos lugares. Surcando y creando….el cielo en la tierra.

Y bendigo que haya sido a través de esta pregunta, ¿eres oveja o caballo? la respuesta es evidente ¿verdad?

Te invito ahora a ti que te hagas la pregunta y además que te respondas. Y si lo compartes conmigo me pondré súper contenta porque, recuerda que tus reflexiones quizás hagan que, otras personas que leen este blog, resuenen y se animen también a compartir…

Mil gracias y seguimos¡