El concepto de Espacio de Seguridad / Espacio Sagrado referido a la importancia de valorar y hacer respetar mi cuerpo como un templo sagrado cobra hoy más sentido que nunca. 

Hoy en un día en el que todos aquí en España estamos conmocionados por la noticia de la muerte de la joven profesora que desapareció hace unos días cuando estaba haciendo footing. ¿Qué está pasando en esta sociedad para que ocurra esta barbaridad? a lo largo de la historia se suceden hechos de violencia de estas características pero ahora que los medios de comunicación nos dan tanta información y de una forma tan exhaustiva parece que cada mujer que muere es de la familia, y es que así lo siento yo porque Todas Somos Una.

Y lo que más me conmueve es que lo que se suele publicar y de lo que nos enteramos es de las muertes pero,

cuántas mujeres están muertas en vida?, cuántas de nosotras estamos soportando día a día el desprecio, los comentarios agresivos, la violencia verbal, la soledad de la incomprensión, la vergüenza y el peso de esta lacra que es la violencia machista?

He sido observadora en muchas de las formaciones que ofrezco de un hecho que voy a contaros, con todo el respeto hacia las mujeres que han participado en las formaciones, muchas de ellas se han dado cuenta de que estaban siendo no respetadas, humilladas o agredidas justo cuando un caballo se lo ha “dicho” con un gesto o con un movimiento….y el caballo es la metáfora del hombre, de la pareja, del padre o del amigo…..

Si, si, mujeres como tú y como yo, normales y corrientes, que han estudiado o no, que tienen carreras profesionales o personales, madres o no, solteras y casadas…en fin….todas somos Una

Hace unos años hice un Master que se llama The Bridging Principles fue primera vez que oí la expresión “Espacio Sagrado” referido al espacio en el que me siento segura, protegida, que tiene una reglas, unas formas y al que yo permito o no que otros entren….aplicable tanto al cuerpo físico, al hogar, a la oficina, a mi local de negocio, mi mesa de oficina, mi cocina, etc.…..Estos principios son principios basados en la sabiduría de los indios lakota americanos, como principios de convivencia pacífica que hay que recordar porque se nos han olvidado….y tanto….cuánta sabiduría olvidada…..

Hoy en dia lo pongo en juego en todas las sesiones que ofrezco, es muy poderoso abrir la conciencia a que mi cuerpo es mi templo y merece ser respetado….hacemos un ejercicio como un juego que es extender las manos y girar sobre nosotros de forma que como derviches tomamos conciencia de que ese espacio debe ser respetado y ahí me siento segura….y que puedo y debo decir NO si me incomoda, me siento agredida o simplemente quiero que corra el aire.

Esta semana pasada he ofrecido una formación y uno de los caballos Tamus es experto en invadir de forma sistemática el área de seguridad de los participantes en las formaciones, es el líder de la manada y se siente en el derecho de hacerse notar, hay que tener mucha presencia y determinación para que sin ramal te respete…..pues bien, mi cliente venía con un miedo tremendo grabado en su inconsciente por un accidente y también por más cosas….al final se ha puesto de manifiesto que cuando ha creído en ella, se ha hecho presente y ha puesto toda la energía en generar un pensamiento del tipo: “voy a disfrutar el ejercicio, yo pongo limites y no permito que me invadan” …..Tamus la ha respetado ….ha sido increíble….

Conclusión; los impresentables y asesinos seguirán estando fuera pero depende de nosotras que empecemos cada una en nuestro ámbito a decir que NO, que yo pongo límites, no permito que me invadan y además me voy a permitir disfrutar de la vida porque soy libre….eso como un mantra….vamos chicas…aprendamos a trascender el miedo y a seguir adelante….porque Todas somos Una.